semillas de Crisantemo

$2.500

La planta del crisantemo tiene su origen en Corea, si bien en la actualidad es cultivada con frecuencia en Japón, donde se la conoce también como flor de otoño y es un símbolo de placer y de felicidad. Los crisantemos son una de las plantas más cultivadas y populares en cualquiera de sus variedades. Entre las especies más cultivadas en exterior, destaca Chrysanthemum x rubellum con sus hojas dentadas y flores en forma de margaritas rosas, blancas o amarillas, o Dendrathema x grandiflorum, de hojas alternas y flores dobles amarillas, rosas, rojas, naranjas o púrpuras. Un tipo de crisantemos dedicados solo con fines comerciales son los llamados crisantemos de spray, aunque con variedades menos resistentes que las anteriores.

Categorías: ,

los crisantemos no son específicos de ninguna estación ni son difíciles de cultivar, no obstante lo más recomendable es plantar los crisantemos en primavera, ya que estos se desarrollan mejor con un clima cálido con pocas precipitaciones y, aunque no florecen hasta final del verano o comienzos de otoño, estarán mejor arraigados y resistirán mucho mejor las duras condiciones del otoño e invierno. Al plantarlos en tierra, lo haremos a una distancia mínima de 50 cm. Además, se desarrollan en casi cualquier tipo de suelo.

Si adquirimos crisantemos de maceta en otoño, es decir comprados en un vivero o en una tienda de jardinería y que tengan su propia maceta y no sean cogidos de otra planta mayor, podremos cultivarlos en el suelo directamente, jardinera o maceta, preferiblemente con terrazo, aunque su resistencia será menor que si se plantan en tierra del suelo de un jardín o terreno. Para plantarlos, debemos escoger un lugar soleado. Los crisantemos perennes pueden plantarse desde marzo a mayo en viveros, mientras que los anuales desde febrero hasta marzo.

La planta del crisantemo se propaga a través de semillas, raíces o esquejes. Aproximadamente un mes después de la siembra en maceta se deben trasplantar, aunque a veces las semillas pueden plantarse directamente en el suelo y se aclarean tras la germinación. Después de un mínimo de tres meses de su plantación, los crisantemos florecen durante un largo periodo.

Cuidados básicos de los crisantemos: riego, abono, floración y plagas comunes

Los crisantemos son plantas que, en general, no requieren muchos cuidados después del trasplante, salvo regarlos con frecuencia si no llueve y quitar las flores marchitas, sin ser necesaria una poda general, para promover la aparición de nuevas flores. Un dato curioso sobre esta planta y que es una de las razones por las que es muy popular es que es una de las plantas con flores que tardan en marchitarse, por lo que disfrutamos durante bastante tiempo de ellas.

En algunos casos, puede ser incluso necesario estacar las plantas. Sobre el riego de los crisantemos, hay que destacar que las plantas deben ser regadas cuando la tierra esté seca, sobre todo las cultivadas en maceta. Hay que evitar encharcar su tierra y follaje para evitar el desarrollo de la enfermedad de la roya o mohos.

Pasadas algunas semanas, las plántulas de crisantemo deben ser pellizcadas para que se hagan arbustivas. Además, antes de la floración deben empezar a ser fertilizadas con fertilizantes y abonos naturales, a ser posible, hasta después de que se formen los primeros botones florales. Para prolongar la floración de los crisantemos la cual puede durar hasta noviembre como hemos mencionado antes, las flores que se van marchitando deben ser podadas con regularidad.

También se debe llevar a cabo un control sobre las enfermedades, insectos o plagas y aprender a evitarlas y controlarlas. Los crisantemos son frecuentemente atacados por pulgones, la mancha foliar o el nematodo foliar. Para aprender a controlarlas, te recomendamos que leas este otro artículo de EcologíaVerde en el que te explicamos Cómo combatir plagas en agricultura ecológica.

Abrir chat